02.04 – Y si me duermo a las 3:00 AM, ¿qué ondas?

by Apr 2, 2020Cartas del coronavirus, San Salvador0 comments

Por Paty Trigueros

La vida en cuarentena retomará su curso normal, dije yo; tenía la esperanza de regular mis horas de sueño y finalizar esas cosas que tengo empezadas. Pero al mismo tiempo todo eso podía esperar.

Ilustración: Natalia Franco

San Salvador, El Salvador

Jueves, 2 de abril de 2020

Hola hermanas,

Ayer
 fue un día raro. Terminé de ver Mad Men, es decir 91 episodios que me consumía. Era una adicción y ya me curé: puedo pasar la página y seguir adelante. La vida en cuarentena retomará su curso normal, dije yo; tenía la esperanza de regular mis horas de sueño y finalizar esas cosas que tengo empezadas: proyectos personales, escritura, colaboración y Papalota Negra. Pero al mismo tiempo todo eso podía esperar, y le dediqué mi día más que todo a cocinar. Fui al súper por primera vez en una semana, de nuevo a hacer mis compras tristes de soltera y a el súper de mi mamá. Esta vez me compré dos botellas de vino, anticipando una velada conmigo misma y alguna reunión virtual. Me sorprendió que no había huevos. Hice una pregunta pesada y retórica, mi método pasivo-agresivo: “¿Algún día van a haber más huevos?”… pero, honestamente, no fue malintencionado, solo de verdad quería saber si iba a poder volver por huevos otro día o no. Y también por curiosidad: ¿Quién se habrá llevado tantos huevos?

Una
 vez, en el parque de PriceMart mi papá se le quedó viendo a una pareja que llenaba el baúl de su camioneta con bolsas y bolsas de comida (tamaño consumo masivo) de perros. “Y estos como que tienen fábrica de perros”, dijo.

Mi
 papá ama PriceMart y creo que parte de su aflicción en esta pandemia es no poder ir a su lugar favorito libremente; aparte de los golpes bajo a la moral, el negocio, y sus gastos.

Me
 sorprendió aún más que no hubiera Marlboro Rojos. “Estamos en escasez, de verdad… solo hay LM y Pall Mall.” Cambiar de marca de cigarros es como cambiar de identidad, y no he llegado a ese punto.

Nos
 hice almuerzo a mí y a mi mamá, y cociné como otras 5 recetas. Canalizando mi energía de manera positiva, y es sobre todo porque mi modus operandi así es: me gusta cocinar de un solo, y abrir la refri cuando tengo hambre y encontrar comida. En este caso, dejarle a mi mamá comida ya hecha para que el proceso de cocinarnos y comer juntas sea más fácil. Hice un cheesecake de mora que llenará el vacío de antojo de postre. La verdad es que antes siempre que andaba en la calle, le compraba pan dulce o postre a mi mamá como desafiando mi hipoglicemia.

Javier,
 mi amigo, me dijo que qué tarde almorzaba y le dije que pues sí, no tengo a quién reportarle a ninguna hora, ni un lugar al cual ir. Y si me duermo a las 3:00 AM, ¿qué ondas?

Quizás
 hoy igual me desperté más tarde que nunca (9:42) no por el desvelo, pero por todo el sueño rezagado. ¿Debería sentirme culpable?

Nos
 hablamos al rato,

xo

PT

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

01.06 – El cóctel apocalíptico del cual COVID-19 es solo la cereza

Por Gabriela Rivera | Siempre saludo a las docenas de policías y militares que encuentro en el camino a mis mandados. También saludo a la señora de la tienda, también me he puteado con algunas personas, pero ya casi no. No estamos en tiempos de putearnos, a pesar de todo.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

29.04 – Quizás de eso se trata the new normal

Por Paty Trigueros | ¿Qué este new normal? Hay una parte de la población que está trabajando en exceso, y la otra parte revaluando todo; aunque tampoco sabemos qué va a volver, y qué va a desaparecer. ¿Qué hay en medio?

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.04 – Hacer lo posible para conservar la cordura o entregarse por completo a la locura

Por Paty Trigueros | En la conversación con [mi hermana], al final solo salieron a flote tanto preocupaciones mías, como de ella, que está en Italia tratando de ver dónde está el horizonte y qué va a pasar.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.04 – ¿En qué estado estaremos cuando esto termine?

Por Paty Trigueros | Cuando la gente me habla de cómo se la está pasando de mal en casa, me doy cuenta de que yo vivo en un estado así todo el tiempo: la neurosis diaria y el grado de psicosis por trabajar sola es algo a lo que estoy acostumbrada ya desde hace años.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

06.04 – Hay pequeños tiranos que se emborrachan de su poder

Por Gabriela Rivera | Desde que anunciaron la cuarentena temí por muchos amigos. Le dije a varios que anduvieran en la calle con cuidado. Desde mi tío que fue detenido y torturado en la guerra hasta mi hermano siendo detenido y cateado por su mera apariencia.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

04.04 – El reencuentro con la sociedad

Por Metzi Rosales Martel | Mi reencuentro con la sociedad fue extraño. Nunca he llevado mal el encierro. Casi toda mi adolescencia y parte de mi juventud transcurrieron entre las cuatro paredes de mi cuarto. Lo que siempre me ha costado es volver a interactuar con las personas.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

03.04 – Culpa

Por Carolina Bodewig | El día de hoy quiero reconocerme por no competir conmigo misma y porque me he puesto como meta en la semana santa no sentirme mal por levantarme tarde de la cama.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

03.04 – Party virtual

Por Metzi Rosales Martel | Nuestro party virtual duró casi dos horas. Hasta vio jugar a mis gatos. Creo que nunca habíamos conversado tanto. Siempre que salimos hay música en vivo, así que nos cuesta platicar

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

02.04 – Y si me duermo a las 3:00 AM, ¿qué ondas?

Por Paty Trigueros | La vida en cuarentena retomará su curso normal, dije yo; tenía la esperanza de regular mis horas de sueño y finalizar esas cosas que tengo empezadas. Pero al mismo tiempo todo eso podía esperar.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

30.03 – No puedo creer que haya gente que todavía no cree que esto es real

Por Gabriela Rivera | Hay tanta gente que, por tantas razones, no tienen acceso a esa información ni manera de gestionarla que no sé qué esperaban. Mi mamá ha estado metiendo el DUI de todo el mundo en la página del gobierno. Cuando quiso meter el mío que dice “artista” bajo oficio, ya se había caído la página.

Más historias

Share This