04.06 – Se inundan las noticias, el espíritu, y no solo las calles

by Jun 4, 2020Cartas del coronavirus, San Salvador0 comments

Por Paty Trigueros

Ando un poco errática, y mientras le hago huevos y sigo tratando de encontrar refugio en escribir o en mis noches con Paty, me persiguen las ganas de abrir una cerveza a media tarde y encender un porro.

Ilustración: Natalia Franco

San Salvador, El Salvador

Jueves, 4 de junio de 2020

Hermanas,

¿Qué tal?

Les cuento que estas semanas han estado bien movidas y que, a pesar de las actividades que llenan mi agenda, no han traído consigo tantos altos y bajos. Me he sentido bien tranquila y siento que internamente he pasado por un montón de cosas (algunas incómodas, pero todo necesario). Poder estar presente (sin pensar en lo que ya pasó, ni en lo que no ha pasado) y también optimista me ha permitido seguir activa. A veces duermo poco, trabajo mucho, y aún le doy un par de horas a mi nuevo hobby y a charlas largas con amigos… sin sentirme cansada, y dan las 2 AM de nuevo; y sigo. Sábados y domingos cuando suena mi alarma a las 8 o a las 9 de repente me regaño a mí misma por no descansar.

El caso es que este domingo que acaba de pasar, al final del día, me dije: “Men, estoy cansada”. Y hasta bien, estar cansada; pero también un poco bajoneada porque ok, mi mirada subjetiva trata de estar activa y presente no solo para mí, pero para otros; pero el cansancio es más que físico.

Me estoy quedando sin baterías. Ya quiero volver a Guatemala, y variar un poco mi closet; como si el acceso a al menos tener la libertad de no tener la ropa contada me sacudiría un poco el maltrip. Pero no es solo eso: empiezan a aparecer problemas de convivencia con mis roommates (mi papá y su pareja), porque aparentemente mucho fumo y mucho paso en mi estudio. Mi mamá y yo chocamos en la cocina, y me cansa también sistemáticamente vigilarla. No tenemos los mismos gustos en Netflix, y me regaña porque el finde, que estoy allí, me da por tomarme un par de chelas.

Y es que no solo son un par: si tenés un vicio cerca, probablemente le estés entrando más seguido. Eso, y otras distracciones.

Ignoré la insoportable levedad que me estaba diciendo “Pará”, de la misma manera en la que ignoro los screenshots que me caen en los grupos de Whatsapp y la hostilidad premeditada de las conferencias de prensa. Mis últimos tres días se han ido, en parte, en recaudar donaciones e irlas a dejar; hacer lo que puedo, como pueda. Por suerte tenía chance de ir al súper para refillear la refri de mi mamá, además de comprar donativos. Se inundan las noticias, el espíritu, y no solo las calles. La novia de mi papá me prestó una chumpa, ya que este clima no estaba previsto en mayo.

El resultado: sistemáticamente querer mandar a la mierda todo. Un par de amenazas se me salieron. Ando un poco errática, y mientras le hago huevos y sigo tratando de encontrar refugio en escribir o en mis noches con Paty, me persiguen las ganas de abrir una cerveza a media tarde y encender un porro.

Desde que empezó a llover, ya no salgo descalza al jardín y creo que los vigilantes de la colonia ya me pillaron con mis movidas estratégicas. No sé cómo estaré al término de todo esto, pero sí estoy haciendo las paces un poco con que la verdad quizás me mude a Chalatenango cuando todo acabe. Mi inconsciente, sin embargo, está un poco nervioso: me despiertan sueños intensos y pesadillas. Creo que es normal no estar 100% a gusto con estos días apocalípticos.

Mejor me duermo temprano, me duermo ya y aunque no mande a la mierda todo, puedo ignorar mi To-do List del día por ahora.

Espero que estén bien, donde estén.

Ciao,

PT

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

11.06 – El día que me “sanitizaron” hasta las nalgas

Por Metzi Rosales Martel | Antes de entrar, el pandillero a cargo me indicó que me iba a “sanitizar”. Me roció tanto líquido, que el pantalón se me pegó a las nalgas. Si hubiera andado con calzón, y no con hilo, no hubiera pasado esto.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.06 – Me siento sin planes y sola, y desplazada

Por Paty Trigueros | Como parte de mi sensibilidad, surgió una nueva rebeldía e hice un par de cositas que no debía, como tener una pijamada con tabaco, chelas y pizza. ¡Anarquía!

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

07.06 – El día que me quedé sin calzones limpios… todas somos Esperancita

Por Metzi Rosales Martel | Durante 25 días no pude lavar ropa… sé que fueron tantos días porque fue la cantidad de calzones que me tocó lavar ayer. Ya no tenía uno solo limpio.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

04.06 – Se inundan las noticias, el espíritu, y no solo las calles

Por Paty Trigueros | Ando un poco errática, y mientras le hago huevos y sigo tratando de encontrar refugio en escribir o en mis noches con Paty, me persiguen las ganas de abrir una cerveza a media tarde y encender un porro.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

01.06 – El cóctel apocalíptico del cual COVID-19 es solo la cereza

Por Gabriela Rivera | Siempre saludo a las docenas de policías y militares que encuentro en el camino a mis mandados. También saludo a la señora de la tienda, también me he puteado con algunas personas, pero ya casi no. No estamos en tiempos de putearnos, a pesar de todo.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

21.05 – Pienso en todas las maestras y equipos de trabajo que se quedan sin empleo

Por Sofía* | Muchos padres no están pagando o han decidido desmatricular a sus hijos. Me contó que los entiende, pues varios han perdido sus empleos u otras fuentes de ingresos.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

18.05 – He visto cómo mi hijo de 3 años se ha puesto deprimido

Por Sofía* | Afuera hay un dron que, cuando nos ve, nos persigue. No sé si será algún vecino loco o si son realmente esas formas de control a las que ha llamado tanto la municipalidad como el gobierno nacional. Sea como sea, asusta.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.05 – Mi bebita nació pocos días antes de que todo El Salvador se paralizara

Por Sofía* | Siento que voy perdiendo rápidamente una lista de derechos, pero el que más me está costando es el de la salud, no lo tengo ni como derecho y ni que lo pueda pagar lo obtengo como mercancía.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

29.04 – Quizás de eso se trata the new normal

Por Paty Trigueros | ¿Qué este new normal? Hay una parte de la población que está trabajando en exceso, y la otra parte revaluando todo; aunque tampoco sabemos qué va a volver, y qué va a desaparecer. ¿Qué hay en medio?

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.04 – Hacer lo posible para conservar la cordura o entregarse por completo a la locura

Por Paty Trigueros | En la conversación con [mi hermana], al final solo salieron a flote tanto preocupaciones mías, como de ella, que está en Italia tratando de ver dónde está el horizonte y qué va a pasar.

Más historias

Share This