04.06 – Vivo entre dos planetas completamente diferentes

by Jun 4, 2020Cartas del coronavirus, Colonia0 comments

Por Jimena Aguilar

Al día siguiente, cuando me desperté y estaba por arreglarme para ir al trabajo, caí en cuenta de que no podía ir. Si esa prueba resultaba positiva, yo podría ser el inicio de una cadena de contagio en la universidad.

Ilustración: Natalia Franco

Colonia, Alemania

Jueves, 1 de junio de 2020

Hola,

Gabi, gracias por tu carta. Que duro debe ser estar en El Salvador en estos momentos. Te mando mucha fuerza.

Yo siento, como lo hablábamos con Lya, que estoy viviendo entre dos planetas completamente diferentes. Paso de vivir en digital lo que pasa en El Salvador —con llamadas a mi familia, leyendo tuits de Bukele, noticias de la pandemia en El Salvador y, ahora, viendo los vídeos de las lluvias y los destrozos que han causado— a vivir en este país donde la vida ya empieza a tomar forma. Aquí en Alemania, ya se está reabriendo la vida, creando esta nueva normalidad, aunque manteniendo la distancia entre personas, mascarillas para entrar a lugares, y otras restricciones. Pero, en realidad, todo funciona ya de una forma extraña y normalizada.

La peor etapa fue entre marzo y abril, ahora ya los índices de contagio son bajos y ya abren restaurantes, bares y en los espacios públicos hay muchas personas tomando sol. Ya llegó el verano y los parques se llenan de gente cada vez que hay sol.

El parque, en general, ha sido mi lugar de escape y relajación en esta pandemia.

Este es el parque donde voy a caminar al menos 3 veces por sesmana. Es súper grande. Muchas veces pienso que lxs alemanxs no saben qué tan suertudxs son. Foto: Jimena Aguilar

Hace tres semanas me vi por primera vez con un grupo de amigxs que no había visto desde el inicio de la pandemia. El fin de semana pasado B y yo comimos en el restaurante que nos gusta cerca del río. Claro, ordenando desde la ventana, con mascarilla, y comiendo en la terraza, pero ya fuimos a un restaurante.

Al mismo tiempo tuve una experiencia que detalla lo frágil que la nueva normalidad es: dos domingos atrás nos vimos con un amigo. Después de ese encuentro, nos avisó que alguien con quien había estado en contacto unos días antes de vernos tenía síntomas respiratorios y que estaba esperando los resultados de la prueba de COVID-19. En el momento que me dijo, me reí. Todavía no sé por qué. Pero al día siguiente, cuando me desperté y estaba por arreglarme para ir al trabajo, caí en cuenta de que no podía ir. Si esa prueba resultaba positiva, yo podría ser el inicio de una cadena de contagio en la universidad. No podía arriesgar eso, así que avisé que esa semana trabajaría en casa hasta saber los resultados de la prueba de esta persona. Al final, salió negativa y regresé a la rutina de trabajar dos días de la semana en la oficina.

Esta es solo una evidencia que el evitar contagios ahora es una responsabilidad individual, de grupos, de organizaciones privadas, empresas y gobiernos de diferentes formas y a diferentes niveles.

Por un lado, en mi uni estamos abriendo poco a poco las puertas a trabajadores y estudiantes; limitando el número de personas que pueden estar en una habitación; ejerciendo protocolos de higiene; aireando espacios cada cierto tiempo.

Pero, por otro, como individuos tenemos que tener conciencia de con quiénes tenemos contacto, para informarnos los unxs a los otrxs de posibles contagios. En cierta forma, es la misma dinámica que hay que seguir cuando hay un contagio de una Infección de Transmisión Sexual. No es por nada que Dan Savage compara este tiempo (hasta cierto punto) con la epidemia de VIH en los 80s y 90s.

Un abrazo a todas,

J

Este fue el primer día de verano. No sé ve mucho, pero en el parque a la orilla del río habían muchas personas. Se espera que los países europeos habran fronteras el 15 de junio, pero no se sabe si eso traerá o no otra ola de COVID-19. Foto: Jimena Aguilar

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

30.04 – El pacto de contagio

Por Jimena Aguilar | No sé cómo explicarles lo raro y lo emocionante que fue abrazar a alguien más

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

21.04 – Un cambio que ahora parece casi radical: voy a empezar a ir a la oficina

Por Jimena Aguilar | Me emociona ver a mi colega. Empiezo el lunes, hay les cuento.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

13.03 – Los discursos de violencia tienen consecuencias muy reales

Por Jimena Aguilar | Ejercer la cuarentena a punta de pistola puede parecer una solución “normal” en un país cuya respuesta a los problemas sociales ha sido ejercer violencia desde sus aparatos de seguridad.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

12.04 – El juego del mapa

Por Jimena Aguilar | Les dejo las indicaciones por si alguien lo quiere jugar.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

11.04 – Me he tomado “vacaciones”

Por Jimena Aguilar | Le compré a B. una piñata para su cumpleaños (no sabía que nosotros también celebramos los cumpleaños con piñata) aunque no la vamos a poder reventar, jajajaja.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

10.04 – “Qué triste que alguien tan joven le tenga envidia a un par de viejos como nosotros”

Por Jimena Aguilar | ¿Cómo ha afectado ese distanciamiento social prolongado, causado por la inseguridad y no una pandemia, el desarrollo de estos jóvenes en estas etapas tan formativas de sus vidas?

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

02.04 – Parecía como que nada pasara

Por Jimena Aguilar | Ahora fui a buscar papel higiénico y no encontré. Así que mis miedos de estar esquizofrénica se aplacaron. Que bien por mí, que mal por la realidad.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

30.03 – Ahora caminé más de una hora

Por Jimena Aguilar | Los días ya no parecen desaparecer uno encima del otro o quizás es al revés la cosa. Ya casi es abril y tengo 19 días de hacer distanciamiento social.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

26.03 – El Salvador también ha sido especialmente cruel con sus ancianos

Por Jimena Aguilar | A veces me siento esperanzada de que esta situación desencadene una inversión en un sistema de seguridad social, de salud y de educación más robusto.

21.03 – Da miedo pensar que, cuando esto termine, el aislamiento sea más grande

Por Jimena Aguilar | Ya varias veces me ha pasado que en el metro un anciano o anciana me saca plática. Uno hasta me enseñó fotos de cuando era joven. Sentí que no tenían mucha gente con quien platicar.

Más historias

Share This