12.03 – Berlín sigue más o menos igual

by Mar 12, 2020Berlín, Cartas del coronavirus0 comments

Por Lya Cuéllar

Mientras hablábamos de eso – de lo triste que sería la primavera sin el Carnaval de las Culturas, sin las fiestas de mayo – una vecina de un amigo nos dijo que estaba angustiada porque ella vive de vender comida en festivales al aire libre. Si esto dura hasta el final del verano, como dice Merkel, va a terminar en la calle.

Ilustración: Natalia Franco

Berlín, Alemania

Jueves, 12 de marzo de 2020

Queridas alharacas: 

Berlín sigue más o menos igual. Los supermercados todavía están abastecidos. Hay gente en la calle. Mi oficina tenía incluso más gente que el día anterior. El metro me pareció menos lleno, pero no por mucho. Cancelaron las clases, pero como estamos en vacaciones, igual no llegaba mucha gente.

Aunque quiero hacerme la que no tiene miedo, sí me estoy tomando más tiempo para lavarme las manos. Hice eso de cantar una canción, creo que fue Hit me baby, one more time. También estoy muy consciente de mi propia tos. Toso siempre que camino muy rápido o si hace mucho frío, pero ahora hago lo que puedo para que no se note, especialmente en el transporte público.

Hoy por primera vez me di cuenta de la dimensión del problema. Todavía estaba (¿estoy?) en la fase egoísta, pensando en que todo lo que me alegraba este año se cancela. Mientras hablábamos de eso – de lo triste que sería la primavera sin el Carnaval de las Culturas, sin las fiestas de mayo – una vecina de un amigo nos dijo que estaba angustiada porque ella vive de vender comida en festivales al aire libre. Si esto dura hasta el final del verano, como dice Merkel, va a terminar en la calle. Pero ella es alemana, tiene seguridad social acá. En El Salvador esto va a devastar a la mayoría de gente.

Espero que acá se mantenga la calma aparente. La verdad, me preocupa más la histeria colectiva en El Salvador.

 

Lya

Más historias

24.03 – Miedo

24.03 – Miedo

Por Carolina Bodewig | Le pedí que me enviara su ubicación “por cualquier cosa”, lo seguí y se me paró el corazón cuando se detuvo a media calle y no avanzaba. No me contestaba los mensajes ni las llamadas. Cinco minutos y nada. Casi agarro camino para ir a buscarlo cuando me cayó un mensaje

Share This