15.03 Me quedé encerrada para no propagar el virus, si es que lo tengo y soy asintomática

by Mar 15, 2020Cartas del coronavirus, Londres0 comments

Por Rocío Méndez

Me dijo que ella también era vulnerable al virus porque tiene asma. Se me quitó el enojo y me entró la convicción de que el distanciamiento es prioritario para cuidar a las personas que los demás quieren, aunque yo no puedo cuidar a los míos desde acá.

Ilustración: Natalia Franco

Londres, Reino Unido

Domingo, 15 de marzo de 2020

Día 3 del malhumor

Desayuné un yogurt y me fui corriendo a yoga, estaba enojadísima y aún no ordeno mi mente para entender el por qué. Volví y me puse a leer dos libros, “First You Write a Sentence” y “The Indispensable Calvin & Hobbes”. Fui al Sainsbury’s y, entre el enojo, compré dos paquetes de cartas para dedicarme a sesiones intensas de apuestas con mi pareja y roommate. Al final, solo jugamos Carioca (un juego bellísimo de cartas que me enseñó una mujer maravillosa en Chile), sin vino aún, pero sí con un helado de chocolate y brownie, el cual me empalagó a las tres cucharadas porque ya no soy joven, con el estómago de una veinteañera.

No me acuerdo qué más hice, pero si me quedé encerrada para no propagar el virus, si es que lo tengo y soy asintomática. Después le escribí a mi amiga Carmen y le conté que estaba haciendo distanciamiento social en honor a mis abuelos que están en El Salvador y me muero si les pasa algo. Me dijo que ella también era vulnerable al virus porque tiene asma. Se me quitó el enojo y me entró la convicción de que el distanciamiento es prioritario para cuidar a las personas que los demás quieren, aunque yo no puedo cuidar a los míos desde acá.

Para cerrar compré mi “night wine” y jugamos cartas. Perdí, pero no importa.

P.D. No hay termómetros en Amazon, sólo unos de 50£.

Rocío

 

 

Más historias

24.03 – Miedo

24.03 – Miedo

Por Carolina Bodewig | Le pedí que me enviara su ubicación “por cualquier cosa”, lo seguí y se me paró el corazón cuando se detuvo a media calle y no avanzaba. No me contestaba los mensajes ni las llamadas. Cinco minutos y nada. Casi agarro camino para ir a buscarlo cuando me cayó un mensaje

Share This