18.05 – He visto cómo mi hijo de 3 años se ha puesto deprimido

by May 18, 2020Cartas del coronavirus, San Salvador0 comments

Por Sofía*

Afuera hay un dron que, cuando nos ve, nos persigue. No sé si será algún vecino loco o si son realmente esas formas de control a las que ha llamado tanto la municipalidad como el gobierno nacional. Sea como sea, asusta.

Ilustración: Natalia Franco

San Salvador, El Salvador

Lunes, 18 de mayo de 2020

Hola, chicas:

Ya saben que tengo un hijo de 3 años. Como típico niño de su edad es creativo, curioso, ruidoso y me siento orgullosa de él. Elegimos vivir en el centro de Antiguo Cuscatlán, en la parte que todavía es como pueblo. Como la zona es cara solo podemos pagar una casa pequeñita, pero lo que más nos ha importado aquí es tener acceso al derecho a la ciudad en una forma de vida peatonal. Renunciamos a la posibilidad de una casa mejor con tal de poder ir caminando al trabajo, tener varios parques hermosos y accesibles cerca, comprar sorbete en la calle, ir al super a pie, hacernos amigos de los bolos del parque, de las señoras que venden tortillas, de los bicicleteros que venden pan, de los meseros de las pupuserías. Desde bebé le hicimos una rutina de caminar en el alrededor y la gente nos conoce como familia, pero sobre todo a mi hijo, y me siento protegida y cuidada por mi comunidad.

Este pequeño, acostumbrado a salir, tiene más de dos meses de encierro por la cuarentena del COVID-19 y he visto cómo se ha puesto deprimido. Llora mucho, hace berrinches como nunca antes, grita con fuerza, boxea con los sillones, se cae todos los días después de chocar contra algún mueble. Tratamos de acompañarlo, abrazarlo y decirle que lo amamos, pero está muy frustrado. Ya van varios días que salimos solo a caminar un poco al pasaje, con este calor es necesario. Pero afuera hay un dron que, cuando nos ve, nos persigue. No sé si será algún vecino loco o si son realmente esas formas de control a las que ha llamado tanto la municipalidad como el gobierno nacional. Sea como sea, asusta, el chiqui me dice ya “mami el dron nos viene siguiendo”, y corre a esconderse en la casa. Me siento en una persecución.

Siento truncado nuestro derecho a la ciudad y al espacio público, pero para mi hijo explícitamente a su derecho al juego, a la movilidad (porque existen y son reales). Me duele muchísimo verlo tan triste y enojado, siento que lo estamos torturando, y no es justo. Tiene solo tres años.

Sofía

*Sofía solicitó mantener su identidad anónima por haber sufrido previamente acoso en redes sociales.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

11.06 – El día que me “sanitizaron” hasta las nalgas

Por Metzi Rosales Martel | Antes de entrar, el pandillero a cargo me indicó que me iba a “sanitizar”. Me roció tanto líquido, que el pantalón se me pegó a las nalgas. Si hubiera andado con calzón, y no con hilo, no hubiera pasado esto.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.06 – Me siento sin planes y sola, y desplazada

Por Paty Trigueros | Como parte de mi sensibilidad, surgió una nueva rebeldía e hice un par de cositas que no debía, como tener una pijamada con tabaco, chelas y pizza. ¡Anarquía!

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

07.06 – El día que me quedé sin calzones limpios… todas somos Esperancita

Por Metzi Rosales Martel | Durante 25 días no pude lavar ropa… sé que fueron tantos días porque fue la cantidad de calzones que me tocó lavar ayer. Ya no tenía uno solo limpio.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

04.06 – Se inundan las noticias, el espíritu, y no solo las calles

Por Paty Trigueros | Ando un poco errática, y mientras le hago huevos y sigo tratando de encontrar refugio en escribir o en mis noches con Paty, me persiguen las ganas de abrir una cerveza a media tarde y encender un porro.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

01.06 – El cóctel apocalíptico del cual COVID-19 es solo la cereza

Por Gabriela Rivera | Siempre saludo a las docenas de policías y militares que encuentro en el camino a mis mandados. También saludo a la señora de la tienda, también me he puteado con algunas personas, pero ya casi no. No estamos en tiempos de putearnos, a pesar de todo.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

21.05 – Pienso en todas las maestras y equipos de trabajo que se quedan sin empleo

Por Sofía* | Muchos padres no están pagando o han decidido desmatricular a sus hijos. Me contó que los entiende, pues varios han perdido sus empleos u otras fuentes de ingresos.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

18.05 – He visto cómo mi hijo de 3 años se ha puesto deprimido

Por Sofía* | Afuera hay un dron que, cuando nos ve, nos persigue. No sé si será algún vecino loco o si son realmente esas formas de control a las que ha llamado tanto la municipalidad como el gobierno nacional. Sea como sea, asusta.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.05 – Mi bebita nació pocos días antes de que todo El Salvador se paralizara

Por Sofía* | Siento que voy perdiendo rápidamente una lista de derechos, pero el que más me está costando es el de la salud, no lo tengo ni como derecho y ni que lo pueda pagar lo obtengo como mercancía.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

29.04 – Quizás de eso se trata the new normal

Por Paty Trigueros | ¿Qué este new normal? Hay una parte de la población que está trabajando en exceso, y la otra parte revaluando todo; aunque tampoco sabemos qué va a volver, y qué va a desaparecer. ¿Qué hay en medio?

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.04 – Hacer lo posible para conservar la cordura o entregarse por completo a la locura

Por Paty Trigueros | En la conversación con [mi hermana], al final solo salieron a flote tanto preocupaciones mías, como de ella, que está en Italia tratando de ver dónde está el horizonte y qué va a pasar.

Más historias

Share This