26.03 – El Salvador también ha sido especialmente cruel con sus ancianos

by Mar 26, 2020Cartas del coronavirus, Colonia0 comments

Por Jimena Aguilar

A veces me siento esperanzada de que esta situación desencadene una inversión en un sistema de seguridad social, de salud y de educación más robusto.

Ilustración: Natalia Franco

Colonia, Alemania

Jueves, 26 de marzo de 2020

Hola, 

Siento que no he escrito desde hace meses. El tiempo parece correr diferente ahora. Trabajé mucho en el especial de estas cartas y no tuve tiempo, pero, irónicamente, fueron unos días de desconexión casi total de la pandemia misma. Paré de leer noticias de forma obsesiva. Me sentí de nuevo normal, con entregas y trabajo. No leer tantas noticias ni revisar los números de infectados a cada momento me ha servido mucho. 

Ahora que ya hay casos en El Salvador, he pasado a otro tipo de preocupaciones. Mi mamá y mi papá ya están encuarentenados, pero son parte de los grupos de riesgo, especialmente mi papá. 75 años, con historial de asma y bronquitis desde los 26 años. Justo los pulmones son su punto débil. Ha regresado a pintar acuarelas y eso me alegra mucho. 

Escuché un episodio de The Ezra Klein Show en el que discutieron qué medidas puede tomar el gobierno estadounidense para contrarrestar una crisis económica ocasionada por la pandemia. Ideas como enviarle $1000 a todos los ciudadanos están siendo discutidas ahí. Ezra habló de las desigualdades que se cruzan con esta situación y dijo algo que se quedó conmigo: “Ahorita le estamos pidiendo mucha solidaridad social y sacrificio a personas a quienes no les hemos dado solidaridad social y por las que nosotros no hemos hecho sacrificios en el pasado; personas que no tienen vacaciones con sueldo, licencia por enfermedad; no tienen seguro médico, de bajos ingresos, que trabajan mucho y tienen pocos beneficios. Y, ahora, les decimos que tienen que seguir estas indicaciones, aunque estas tendrán consecuencias económicas devastadoras para ellxs, para tener solidaridad con los demás, aunque los demás no lo hemos hecho antes por ustedes“. 

En El Salvador, como siempre, le estamos pidiendo a mucha gente que está obligada a vivir día a díasin seguridad económica, social, de salud que no salga a trabajar. Varios medios ya han publicado historias de personas que, si no salen a trabajar, no tienen qué comer. El Salvador también ha sido especialmente cruel con sus ancianos, el grupo de alto riesgo en esta pandemia. Según una encuesta de 2015 elaborada por la OIT, un 62% de adultos mayores de 65 años en El Salvador no tenía ni salario ni pensión. Solo si una persona tiene la seguridad de que va a poder comer si no sale a trabajar, podemos enfrentarnos a esta situación. 

No sabemos cuándo habrá una vacuna. Si no hay una salida pronto, la cuarentena no es una solución sostenible. Las personas van a salir. Y, si el riesgo de la epidemia no ha bajado, el virus se va a esparcir en el país cuando estas personas salgan a trabajar.  

A veces me siento esperanzada de que esta situación desencadene una inversión en un sistema de seguridad social, de salud y de educación más robusto. Pero luego veo que la PNC postea en Twitter la foto de un médico que rompió la cuarentena y fue encontrado buscando los servicios de una trabajadora sexual y recuerdo que todavía nos cuesta mucho respetar derechos constitucionales. 

Quería escribir una carta positiva y luego me salió esto. 

Abrazos, 

J

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

04.06 – Vivo entre dos planetas completamente diferentes

Por Jimena Aguilar | Al día siguiente, cuando me desperté y estaba por arreglarme para ir al trabajo, caí en cuenta de que no podía ir. Si esa prueba resultaba positiva, yo podría ser el inicio de una cadena de contagio en la universidad.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

30.04 – El pacto de contagio

Por Jimena Aguilar | No sé cómo explicarles lo raro y lo emocionante que fue abrazar a alguien más

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

21.04 – Un cambio que ahora parece casi radical: voy a empezar a ir a la oficina

Por Jimena Aguilar | Me emociona ver a mi colega. Empiezo el lunes, hay les cuento.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

13.03 – Los discursos de violencia tienen consecuencias muy reales

Por Jimena Aguilar | Ejercer la cuarentena a punta de pistola puede parecer una solución “normal” en un país cuya respuesta a los problemas sociales ha sido ejercer violencia desde sus aparatos de seguridad.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

12.04 – El juego del mapa

Por Jimena Aguilar | Les dejo las indicaciones por si alguien lo quiere jugar.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

11.04 – Me he tomado “vacaciones”

Por Jimena Aguilar | Le compré a B. una piñata para su cumpleaños (no sabía que nosotros también celebramos los cumpleaños con piñata) aunque no la vamos a poder reventar, jajajaja.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

10.04 – “Qué triste que alguien tan joven le tenga envidia a un par de viejos como nosotros”

Por Jimena Aguilar | ¿Cómo ha afectado ese distanciamiento social prolongado, causado por la inseguridad y no una pandemia, el desarrollo de estos jóvenes en estas etapas tan formativas de sus vidas?

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

02.04 – Parecía como que nada pasara

Por Jimena Aguilar | Ahora fui a buscar papel higiénico y no encontré. Así que mis miedos de estar esquizofrénica se aplacaron. Que bien por mí, que mal por la realidad.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

30.03 – Ahora caminé más de una hora

Por Jimena Aguilar | Los días ya no parecen desaparecer uno encima del otro o quizás es al revés la cosa. Ya casi es abril y tengo 19 días de hacer distanciamiento social.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

26.03 – El Salvador también ha sido especialmente cruel con sus ancianos

Por Jimena Aguilar | A veces me siento esperanzada de que esta situación desencadene una inversión en un sistema de seguridad social, de salud y de educación más robusto.

Más historias

Share This