30.03 – No puedo creer que haya gente que todavía no cree que esto es real

by Mar 30, 2020Cartas del coronavirus, San Salvador0 comments

Por Gabriela Rivera

Hay tanta gente que, por tantas razones, no tienen acceso a esa información ni manera de gestionarla que no sé qué esperaban. Mi mamá ha estado metiendo el DUI de todo el mundo en la página del gobierno. Cuando quiso meter el mío que dice “artista” bajo oficio, ya se había caído la página.

Ilustración: Natalia Franco

San Salvador, El Salvador

Lunes, 30 de marzo de 2020

Se acabó marzo.

Febrero lo terminé en Guate en el primer festival universal de stand-up comedy que reunió gente de por lo menos cinco países. Como comediante de stand-up es difícil hallarse en un mundo en el que no puede haber shows en vivo por ahora, por hoy. No me awebo, en serio, sé que es de relajarse y de encontrar tu lugar en este mundo tan cambiante, pero, sobre todo, no acomodarse mucho porque, pues, nos encontramos en la circunstancia en la que se termina cuando te acomodás demasiado. Eso o un murciélago le cagó a un pangolín en el mercado de Wuhan.

En El Salvador amanecimos con 30 casos, pero ¿cuántas pruebas se han hecho y a quiénes y a dónde? Ese dato no lo hallo. De cualquier manera, como diría el Dr. Anthony Fauci, el virus va a determinar la línea de tiempo, por ahora no nos queda más que esperar.

En la casa, todxs ayudamos como podemos con las labores del hogar. Las dinámicas han cambiado porque mi papá y mamá no van a trabajar, y no estábamos para nada acostumbradxs a cocinar, limpiar, lavar la ropa, cuidar el jardín. Tenemos suerte de que la joven que cuida a mi abuela decidió vivir en la casa estos 30 días. Estamos en la gloria, se los digo. Las horas se van haciendo oficio. Me gusta limpiar todo. Es una actividad que me hace sentir que puedo exorcizar el virus de mi casa. Esa mierda invisible que nos acecha. Mi padre y madre, por motivos que YO no justificaría, han salido de la casa, y esto hace que me comporte como que todxs estamos infectadxs en mi casa. Súper sano. En los últimos días he adoptado una actitud más laxa. HAHA.

No puedo creer que haya gente que todavía no cree que esto es real. Mentira. Sí lo creo. Yo soy esa persona por momentos. Pienso en las noticias, las fake news, las click news, las morbo news, las que me gustan, y me digo “están exagerando”.

Me imagino que Nayib se está arrancando el pelo por las aglomeraciones de personas reclamando el subsidio de $300 que se les prometió a las familias más afectadas por esta pandemia. Obviamente no se mantuvo la sana distancia en las filas que se formaron afuera de los bancos y Cenade. Ya leí que los mandó a cerrar. Muchas de las cosas que se están implementando y comunicando en esta pandemia son super digitales. Hay tanta gente que, por tantas razones, no tienen acceso a esa información ni manera de gestionarla que no sé qué esperaban. Mi mamá ha estado metiendo el DUI de todo el mundo en la página del gobierno. Cuando quiso meter el mío que dice “artista” bajo oficio, ya se había caído la página.

Tu correo me alegro el corazón, Jime.

Gabi

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

29.04 – Quizás de eso se trata the new normal

Por Paty Trigueros | ¿Qué este new normal? Hay una parte de la población que está trabajando en exceso, y la otra parte revaluando todo; aunque tampoco sabemos qué va a volver, y qué va a desaparecer. ¿Qué hay en medio?

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.04 – Hacer lo posible para conservar la cordura o entregarse por completo a la locura

Por Paty Trigueros | En la conversación con [mi hermana], al final solo salieron a flote tanto preocupaciones mías, como de ella, que está en Italia tratando de ver dónde está el horizonte y qué va a pasar.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.04 – ¿En qué estado estaremos cuando esto termine?

Por Paty Trigueros | Cuando la gente me habla de cómo se la está pasando de mal en casa, me doy cuenta de que yo vivo en un estado así todo el tiempo: la neurosis diaria y el grado de psicosis por trabajar sola es algo a lo que estoy acostumbrada ya desde hace años.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

06.04 – Hay pequeños tiranos que se emborrachan de su poder

Por Gabriela Rivera | Desde que anunciaron la cuarentena temí por muchos amigos. Le dije a varios que anduvieran en la calle con cuidado. Desde mi tío que fue detenido y torturado en la guerra hasta mi hermano siendo detenido y cateado por su mera apariencia.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

04.04 – El reencuentro con la sociedad

Por Metzi Rosales Martel | Mi reencuentro con la sociedad fue extraño. Nunca he llevado mal el encierro. Casi toda mi adolescencia y parte de mi juventud transcurrieron entre las cuatro paredes de mi cuarto. Lo que siempre me ha costado es volver a interactuar con las personas.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

03.04 – Culpa

Por Carolina Bodewig | El día de hoy quiero reconocerme por no competir conmigo misma y porque me he puesto como meta en la semana santa no sentirme mal por levantarme tarde de la cama.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

03.04 – Party virtual

Por Metzi Rosales Martel | Nuestro party virtual duró casi dos horas. Hasta vio jugar a mis gatos. Creo que nunca habíamos conversado tanto. Siempre que salimos hay música en vivo, así que nos cuesta platicar

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

02.04 – Y si me duermo a las 3:00 AM, ¿qué ondas?

Por Paty Trigueros | La vida en cuarentena retomará su curso normal, dije yo; tenía la esperanza de regular mis horas de sueño y finalizar esas cosas que tengo empezadas. Pero al mismo tiempo todo eso podía esperar.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

30.03 – No puedo creer que haya gente que todavía no cree que esto es real

Por Gabriela Rivera | Hay tanta gente que, por tantas razones, no tienen acceso a esa información ni manera de gestionarla que no sé qué esperaban. Mi mamá ha estado metiendo el DUI de todo el mundo en la página del gobierno. Cuando quiso meter el mío que dice “artista” bajo oficio, ya se había caído la página.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

28.3 – Subsidios y compras de pánico

Por Metzi Rosales Martel | Hoy será recordado como el día en el que las personas hicieron largas filas para no recibir los $300, y en el que hubo compras de pánico de churritos, Tortrix y todo tipo de chucherías.

Más historias

Share This