30.04 – El pacto de contagio

by Apr 30, 2020Cartas del coronavirus, Colonia0 comments

Por Jimena Aguilar

No sé cómo explicarles lo raro y lo emocionante que fue abrazar a alguien más.

Ilustración: Natalia Franco

Colonia, Alemania

Jueves, 30 de marzo de 2020

Que bueno fue leerte, Paty. Aquí el new normal está empezando a agarrar forma.

Este lunes fui por primera vez a la universidad a trabajar. Hemos empezado a ir “por turnos”. Solo es permitido que dos personas estén en cada oficina a la vez, tienen que mantener la distancia de 1.5 metro mínimo y en todos los pisos hay dispensadores de alcohol líquido para desinfectarse las manos antes de entrar al área de oficinas. A mí solo me ha tocado ir dos medios días. La caminata fue chiva. Casi no había personas en esta área donde hay muchas oficinas y pocas residencias.  

Fue raro y al mismo tiempo emocionante tener que ir. Me costó mucho despertarme. Mi horario laboral está súper desordenado ahorita y está siendo difícil regresar a un espacio donde no me despierto a las 8:55, me lavo la cara mientras hago café y me siento a trabajar a las 9 y cuarto. Claramente no soy de las personas que se organizaron y encontraron en la cuarentena un amor por la rutina y la organización personal. 

Ahora que lo pienso, esta semana estuvo llena de hitos. 

Por primera vez utilicé una mascarilla en público. El estado impuso el uso obligatorio de mascarillas al entrar a tiendas y transporte público, entonces hubo un cambio bastante notable en cómo la gente anda afuera. Las mascarillas son ahora parte de mi vida diaria. 

Pero el highlight es algo más tierno. El viernes pasado vimos a G, uno de mis mejores amigos aquí y el mejor amigo de B desde los 12 años. Casi a la medianoche fuimos a caminar al parque grande que está cerca de mi casa.  Cuando nos encontramos, lo primero que dijo B al verlo fue que su primer instinto era abrazarlo, pero no se podía. Fuimos muy diligentes y no nos abrazamos, caminamos separados (aunque no exageradamente) mientras nos tomábamos unas cervezas.  

Justo antes de despedirnos, B le dijo que valía chonga, que lo invitábamos a estar dentro de nuestro círculo de contagio. B y yo estamos viviendo juntos durante la pandemia, si a B le da coronavirus, a mí me va a dar y viceversa.  

Los tres somos extranjeros viviendo en Colonia y somos la familia que tenemos aquí. Ahora, si a él le da coronavirus, a nosotros también, y viceversa. Cerramos el pacto de contagio con un abrazo porque entonces ya no importa.  

No sé cómo explicarles lo raro y lo emocionante que fue abrazar a alguien más. Tengo más de un mes y medio de no ver amigxs y, a lxs pocos que veo, no les saludo con abrazo o beso en la mejilla. 

Quisiera darles un abrazo a ustedes, hermanas. 

Abrazos digitales, 

J 

 

Esta foto es del inicio de la noche del pacto de contagio, del kiosk donde compramos las cervezas antes del paseo:

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

30.04 – El pacto de contagio

Por Jimena Aguilar | No sé cómo explicarles lo raro y lo emocionante que fue abrazar a alguien más

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

21.04 – Un cambio que ahora parece casi radical: voy a empezar a ir a la oficina

Por Jimena Aguilar | Me emociona ver a mi colega. Empiezo el lunes, hay les cuento.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

13.03 – Los discursos de violencia tienen consecuencias muy reales

Por Jimena Aguilar | Ejercer la cuarentena a punta de pistola puede parecer una solución “normal” en un país cuya respuesta a los problemas sociales ha sido ejercer violencia desde sus aparatos de seguridad.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

12.04 – El juego del mapa

Por Jimena Aguilar | Les dejo las indicaciones por si alguien lo quiere jugar.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

11.04 – Me he tomado “vacaciones”

Por Jimena Aguilar | Le compré a B. una piñata para su cumpleaños (no sabía que nosotros también celebramos los cumpleaños con piñata) aunque no la vamos a poder reventar, jajajaja.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

10.04 – “Qué triste que alguien tan joven le tenga envidia a un par de viejos como nosotros”

Por Jimena Aguilar | ¿Cómo ha afectado ese distanciamiento social prolongado, causado por la inseguridad y no una pandemia, el desarrollo de estos jóvenes en estas etapas tan formativas de sus vidas?

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

02.04 – Parecía como que nada pasara

Por Jimena Aguilar | Ahora fui a buscar papel higiénico y no encontré. Así que mis miedos de estar esquizofrénica se aplacaron. Que bien por mí, que mal por la realidad.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

30.03 – Ahora caminé más de una hora

Por Jimena Aguilar | Los días ya no parecen desaparecer uno encima del otro o quizás es al revés la cosa. Ya casi es abril y tengo 19 días de hacer distanciamiento social.

Cartas del coronavirus - Colonia Ilustración: Natalia Franco

26.03 – El Salvador también ha sido especialmente cruel con sus ancianos

Por Jimena Aguilar | A veces me siento esperanzada de que esta situación desencadene una inversión en un sistema de seguridad social, de salud y de educación más robusto.

21.03 – Da miedo pensar que, cuando esto termine, el aislamiento sea más grande

Por Jimena Aguilar | Ya varias veces me ha pasado que en el metro un anciano o anciana me saca plática. Uno hasta me enseñó fotos de cuando era joven. Sentí que no tenían mucha gente con quien platicar.

Más historias

Share This