La pandemia desatada por el virus COVID-19, conocido popularmente como coronavirus, ha cambiado la vida de ciudadanxs en todo el mundo. No solo porque muchxs están confinados a sus casa, sino también por la incertidumbre con la que ha empapado los meses venideros.

Este especial —que estaremos actualizando a lo largo de esta crisis— refleja las experiencias diarias de las integrantes y colaboradoras de Alharaca, quienes viven en distintos países. Algunas están en lugares donde la epidemia aún avanza con fuerza, mientras otras se encuentran a la expectativa de cómo avanzará donde están.

Sus cartas cuentan diferentes momentos y realidades de esta experiencia colectiva a nivel global.

Mujeres-montaña y peces besadores

He vuelto a Mujeres-montaña después de casi veinte años porque estoy escribiendo un texto sobre el tratamiento que se le ha dado a estos temas en narraciones de escritoras salvadoreñas. Mi propósito es explorar los puntos de encuentro entre lo planteado en Mujeres-montaña con algunos escritos literarios de la posguerra salvadoreña. ¿De qué manera se han representado esos dolores corporales y anímicos y las mencionadas frustraciones? ¿Cómo se han perfilado los cuerpos de las mujeres que participaron en la guerra? ¿Y sus maternidades? ¿Cuál ha sido el tratamiento literario del abuso y las agresiones sexuales?
Mujeres-montaña y peces besadores

Mujeres-montaña y peces besadores

He vuelto a Mujeres-montaña después de casi veinte años porque estoy escribiendo un texto sobre el tratamiento que se le ha dado a estos temas en narraciones de escritoras salvadoreñas. Mi propósito es explorar los puntos de encuentro entre lo planteado en Mujeres-montaña con algunos escritos literarios de la posguerra salvadoreña. ¿De qué manera se han representado esos dolores corporales y anímicos y las mencionadas frustraciones? ¿Cómo se han perfilado los cuerpos de las mujeres que participaron en la guerra? ¿Y sus maternidades? ¿Cuál ha sido el tratamiento literario del abuso y las agresiones sexuales?

¿Es suficiente decir que sí?

¿Es suficiente decir que sí?

“Consentir es sexy”, dice una campaña contra la violencia sexual. Aceptar, decir que sí de forma clara y expresa, es un componente fundamental en toda relación sexual. ¿Pero es tan simple? ¿Basta con decir que sí para que un persona esté segura que la otra está consistiendo su acercamiento?

¿Es suficiente decir que sí?

“Consentir es sexy”, dice una campaña contra la violencia sexual. Aceptar, decir que sí de forma clara y expresa, es un componente fundamental en toda relación sexual. ¿Pero es tan simple? ¿Basta con decir que sí para que un persona esté segura que la otra está consistiendo su acercamiento?