09.04 – ¿En qué estado estaremos cuando esto termine?

by Apr 9, 2020Cartas del coronavirus, San Salvador0 comments

Por Paty Trigueros

Cuando la gente me habla de cómo se la está pasando de mal en casa, me doy cuenta de que yo vivo en un estado así todo el tiempo: la neurosis diaria y el grado de psicosis por trabajar sola es algo a lo que estoy acostumbrada ya desde hace años.

Ilustración: Natalia Franco

San Salvador, El Salvador

Jueves, 9 de abril de 2020

Hola,   

Les cuento que hace calor en San Salvador, pero aún no está en nivel “sauna”.  

El otro día me tomé un trago frío en vez de ver la cadena nacional y me contaron por WhatsApp que habían prolongado la cuarentena domiciliaria obligatoria. “¡15 días más…!”  

Yo tenía entendido que el Minsal había decretado 15 días de cuarentena no más, y que 15 días más significarían 30 días completos… “Según vos, ¿importa lo que dice la constitución?”  

Creo que no se ha disuelto ese sentimiento de confusión y restricción. No sé muy bien cómo describir este sentimiento de estar, además de la aflicción colectiva frente a una crisis de salud, siendo gobernados con poca claridad y con una retórica tan autoritaria, con demagogia que nos condiciona; sin hablar de las consecuencias de las cosas que están sucediendo (o dejando de suceder.) Me preocupa qué tan sostenible sea no volver al país en el que vivo, cuánto más pagaré un alquiler que no uso; y así mismo me pregunto por quienes están en situaciones más críticas, lejos de sus familias; ¿en qué estado estaremos cuando esto termine? 

Ayer fui al súper y fui hasta el Masferrer. Siempre me había mantenido más cerca de las casas de mis papás, entonces pienso que a lo mejor por eso vi más policías y militares con pasamontañas. Quiero creer que así han estado las calles todos estos días y que solo yo no lo había visto, que no es que las cosas están peorpero creo que puede tener que ver el hecho que las medidas se hayan acentuado, y el ambiente sigue tenso. Como que vivimos en estado de alerta, por si nos llevan a cuarentena de manera arbitraria. 

En fin. Lo bueno es que a mi alrededor todos parecen vivir mejor esto del encierro y el pánico. La mayoría de mis amigos/conocidos parecen apaciguados por la costumbre; como que ya le van agarrando la onda. Mi papá, por ejemplo, de 76 años, se conectó a una fiesta en línea con sus amigos. Estaba feliz. Por otro lado, cuando la gente me habla de cómo se la está pasando de mal en casa, me doy cuenta de que yo vivo en un estado así todo el tiempo: la neurosis diaria y el grado de psicosis por trabajar sola es algo a lo que estoy acostumbrada ya desde hace años. Ya tenía comportamientos erráticos desde antes, como pensar tres veces en que si desayuno o me baño y/o ponerme outfits ridículos para ir al banco o al súper… y, poco a poco, perder noción del tiempo y de las normas sociales. Es feo vivir adentro de tu cabeza, pero así es la vida. 

Quizás esta fase de aceptación es lo que me ha tenido con buen humor, viendo hacia adelante. Hoy tuve una llamada con Brodmann, un estudio de diseño de servicio que ofrece una media hora de consultoría para que replantees tu negocio. Te podés apuntar a una llamada gratis. En mi caso, era hablar de mis consultorías y el porqué de la vida. Me encantó desde que lo anunciaron: me pareció contenido relevante y útil ese llamado a pensar juntos.  

Ánimos, hermanas. 

xo 

PT 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

01.06 – El cóctel apocalíptico del cual COVID-19 es solo la cereza

Por Gabriela Rivera | Siempre saludo a las docenas de policías y militares que encuentro en el camino a mis mandados. También saludo a la señora de la tienda, también me he puteado con algunas personas, pero ya casi no. No estamos en tiempos de putearnos, a pesar de todo.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

29.04 – Quizás de eso se trata the new normal

Por Paty Trigueros | ¿Qué este new normal? Hay una parte de la población que está trabajando en exceso, y la otra parte revaluando todo; aunque tampoco sabemos qué va a volver, y qué va a desaparecer. ¿Qué hay en medio?

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

15.04 – Hacer lo posible para conservar la cordura o entregarse por completo a la locura

Por Paty Trigueros | En la conversación con [mi hermana], al final solo salieron a flote tanto preocupaciones mías, como de ella, que está en Italia tratando de ver dónde está el horizonte y qué va a pasar.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

09.04 – ¿En qué estado estaremos cuando esto termine?

Por Paty Trigueros | Cuando la gente me habla de cómo se la está pasando de mal en casa, me doy cuenta de que yo vivo en un estado así todo el tiempo: la neurosis diaria y el grado de psicosis por trabajar sola es algo a lo que estoy acostumbrada ya desde hace años.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

06.04 – Hay pequeños tiranos que se emborrachan de su poder

Por Gabriela Rivera | Desde que anunciaron la cuarentena temí por muchos amigos. Le dije a varios que anduvieran en la calle con cuidado. Desde mi tío que fue detenido y torturado en la guerra hasta mi hermano siendo detenido y cateado por su mera apariencia.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

04.04 – El reencuentro con la sociedad

Por Metzi Rosales Martel | Mi reencuentro con la sociedad fue extraño. Nunca he llevado mal el encierro. Casi toda mi adolescencia y parte de mi juventud transcurrieron entre las cuatro paredes de mi cuarto. Lo que siempre me ha costado es volver a interactuar con las personas.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

03.04 – Culpa

Por Carolina Bodewig | El día de hoy quiero reconocerme por no competir conmigo misma y porque me he puesto como meta en la semana santa no sentirme mal por levantarme tarde de la cama.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

03.04 – Party virtual

Por Metzi Rosales Martel | Nuestro party virtual duró casi dos horas. Hasta vio jugar a mis gatos. Creo que nunca habíamos conversado tanto. Siempre que salimos hay música en vivo, así que nos cuesta platicar

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

02.04 – Y si me duermo a las 3:00 AM, ¿qué ondas?

Por Paty Trigueros | La vida en cuarentena retomará su curso normal, dije yo; tenía la esperanza de regular mis horas de sueño y finalizar esas cosas que tengo empezadas. Pero al mismo tiempo todo eso podía esperar.

Bitácoras del coronavirus - San Salvador Ilustración: Natalia Franco

30.03 – No puedo creer que haya gente que todavía no cree que esto es real

Por Gabriela Rivera | Hay tanta gente que, por tantas razones, no tienen acceso a esa información ni manera de gestionarla que no sé qué esperaban. Mi mamá ha estado metiendo el DUI de todo el mundo en la página del gobierno. Cuando quiso meter el mío que dice “artista” bajo oficio, ya se había caído la página.

Más historias

Share This