30.03 – Algún día regresaré a mi rutina o quizás esta es mi nueva rutina

by Mar 30, 2020Cartas del coronavirus, E.E. U.U., Eugene0 comments

Por Fernanda Cañas

Retomo las palabras de Rebeca Lane: “quisiera tener cosas dulces que escribir, pero tengo que decidir y me decido por la rabia”.

Ilustración: Natalia Franco

Eugene, Oregón, E.E. U.U.

Lunes, 30 de marzo 2020

Hoy terminó Spring Break, hoy regreso a mi rutina. Mi pareja comenzó sus clases en línea hace media hora. A lo lejos, escucho un murmullo de voces que salen del estudio. R terminará el trimestre en línea. Mi oficina ahora es el comedor, le cedí mi puesto porque en realidad no me han llegado traducciones, y no necesito privacidad para buscar trabajo. Estoy tratando de buscar trabajo más estable. He recibido muchos rechazos, pero ahora también muchos correos que explican que, por la Covid-19, los procesos de contratación están congelados.

A esta hora había planeado ya estar lista para hacer ejercicio, luego me iba a bañar, responder unos correos y comenzar la búsqueda interminable de trabajo. Nada de lo descrito anteriormente ha pasado. La noticia de las personas haciendo cola para recibir los $300 dólares me ha causado dolor y rabia. Al ver las imágenes comencé a llorar y podía escuchar el mensaje de voz que nos envió Noelia al principio de la cuarentena obligatoria. Su voz estaba quebrantada, llena de miedo porque si su esposo no salía a vender frutas y verduras en el camión de su jefe, no sabía cómo le iba a dar de comer a sus hijxs. La realidad de Noelia no debe de ser muy diferente a la de todas las personas que salen en las imágenes de esta mañana.

No tengo trabajo remunerado estable, pero con lo que mi pareja gana y con lo que yo logro sacar cada mes nos alcanza para pagar la casa y la comida. Hoy leí que el Gobierno de EE. UU. iba a dar $1,200 a las personas que hicieron menos de $75,000 en el año 2019. Dicen que es para aliviar las cargas en el hogar y estimular la economía, pero, al igual que en El Salvador, no les llegará a todxs. Algunas de las personas más afectadas por los recortes y/o por exponerse más al virus en EEUU son también las que trabajan en el sector informal. En este caso lxs imigrantxs indocumentadxs; ellxs, aunque pagan renta, no recibirán este dinero.

Así de podrido está el mundo, así de podrido está el sistema. Mejor me levanto de esta silla e iré a jugar con mis gatos. Quizás más tarde me dan ganas de hacer ejercicio y bañarme. La rutina tendrá que esperarme, porque yo todavía no la he encontrado.

Fernanda

PD: Ayer por la noche me dije que iba a escribir sobre las cosas chivas que hice el domingo, pero la mañana me sorprendió. Retomo las palabras de Rebeca Lane: “quisiera tener cosas dulces que escribir, pero tengo que decidir y me decido por la rabia”.

 

Cartas del coronavirus_Eugene_1920x1080 (10)

06.05 – La nostalgia me hizo viajar en el tiempo

Por Fernanda Cañas | Me pregunto si las personas nos quedaremos en casa el sábao o tiraremos a la basura el mes y medio en casa por hacer un picnic y ver a lxs amiguxs.

Cartas del coronavirus_Eugene_1920x1080 (10)

09.04 – Ir al supermercado ha sido una experiencia súper abrumadora

Por Fernanda Cañas | Actividades que antes podíamos realizar sin problema, ahora puede que nos cuesten más. Ya sea porque nos da ansiedad o porque ahora tenemos que cuidar a nuestrxs progenitores o porque nos da miedo salir a la calle porque somos una persona con asma.

Cartas del coronavirus_Eugene_1920x1080 (10)

30.03 – Algún día regresaré a mi rutina o quizás esta es mi nueva rutina

Por Fernanda Cañas | Retomo las palabras de Rebeca Lane: “quisiera tener cosas dulces que escribir, pero tengo que decidir y me decido por la rabia”.

Cartas del coronavirus_Eugene_1920x1080 (10)

28.03 – Hoy me visto de reina

Por Fernanda Cañas | Espero que esta pandemia nos haga reflexionar sobre las desigualdades del sistema económico actual, y que exista un cambio. Se vale soñar, se vale soñar, porque tengo el privilegio de tener el tiempo de pensar en esto y no en como haré para alimentar a toda mi familia.

Bitácoras del coronavirus_Austin

18.03 – Austin, la familia y el COVID-19

Por Karla Teceno | En nuestra casa ha habido cambios. Nos lavamos las manos más seguido, hay un Lysol y un pequeño alcohol gel (el único que he logrado encontrar) que permanecen visibles a la entrada de la casa. Ayer necesitábamos pan, fui al súper solo a encontrar los estantes vacíos. Hoy me levanté temprano solo para encontrar los estantes vacíos otra vez.

Más historias

Share This